alberto y javier miscelánea

Miscelánea para rato

Los responsables de las Misceláneas de Café Siete nos hablan de su Anti San Valentín y repasan su trayectoria

Este sábado 14, el lagunero Café Siete acoge una vez más el Especial Anti-San Valentín. Un encuentro mítico, parte de las misceláneas que cada mes se celebran en este espacio, que sigue cautivando por su frescura y su participativa filosofía de puertas abiertas.

Hablamos con Alberto Díez y Javier Mérida sobre esta y otras cuestiones históricas referidas a este tan singular encuentro multidisciplinoide

Nos encontramos con estos dos responsables del grupo miscelánea y nos animamos en una conversación en la que muchas veces respondían al unísono y que en que pocas ocasiones coincidían en desacuerdos. Por lo que no hagan mucho caso de lo que dice uno u otro. Cada una de sus sentencias es totalmente permutable.

miscelánea anti san valentín

Lagenda.- ¡Pero Señores! ¿Qué tienen ustedes en contra del amor?¿A qué viene esto de celebrar un  anti San Valentín?

Misceláneo 1.- No es una celebración en contra del amor. Es una forma de abordar este tema desde otras perspectivas. En la literatura, el teatro o la poesía siempre han existido formas de buscar las cosquillas al tema. Nosotros lo celebramos de una forma poco convencional, pero sin dejar a un lado el espíritu del café teatro.

Misceláneo 2. Será una anti gala de San Valentín y se hará desde una perspectiva lúdica y crítica, donde los contenidos serán más o menos explícitos. Habrá plumas, lentejuelas, carne.. Como con el resto de las misceláneas creemos que este evento no debe ser aburrido. Creamos para la ocasión actividades temáticas con las que dinamizaremos el espíritu literario.

L.- ¿Está pensada esta anti gala para corazones rotos?

M1.- Para corazones rotos, corazones solitarios e incluso para gente sin corazón.  En realidad está abierta a todos aquellos que quieran participar. Para esta en concreto ya hemos pedido colaboraciones y nos han ofrecido varias propuestas.

L.- ¿Y cómo es esto de las misceláneas?¿Desde cuando llevan organizándolas?

M1.-  Desde 2007 que empezamos con los Jueves Literarios no hemos parado. La idea siempre fue llevar a un solo espectáculo el espíritu del cajón de sastre pero enfocado en la literatura. De ahí lo de la palabra ‘miscelánea’, que proviene de las antiguas secciones de entretenimiento de los periódicos en los que se encontraban cartas, pasatiempos, chistes… Comenzamos leyendo textos que seleccionábamos nosotros. Luego fuimos invitando a gente a leer que a su vez nos preguntaba si podía invitar a un colega con la guitarra. A partir de ahí ha habido de todo… sketches teatrales, monólogos, incluso presentaciones de libros. Pero también hemos tenido bailes, cuentos, lecturas de poesía…

M2.- Afortunadamente para todos siempre ha habido una renovación constante con los participantes y un entusiasmo que nos ha permitido seguir adelante durante tantos años. Seguramente somos el evento más longevo y continuado de cuantos se realizan como programación cultural dentro de locales. Gracias a eso hemos podido además innovar y crear otras misceláneas como la miscelánea escénica y las misceláneas especiales, como esta de Anti San Valentín, y que también repetimos con la Navidad, San Juan o Halloween y permitirnos además realizar otras misceláneas temáticas, como las que hemos dedicado al vino, los espejos o la Luna.

L.-¿Y cómo es eso de contar con gente amateur para llevar a cabo este evento?¿Cómo se lo toma el público?

M1.- Para estos especiales sí que intentamos preparar todo con un poco más de tiempo y de calma, pero normalmente no hay quejas, incluso el público viene a participar. Si a alguien no le gusta tiene el escenario a su disposición para comunicarlo.

M2.- Nos sigue motivando que la posibilidad de crítica esté abierta, siempre y cuando imperen el respeto y el sentido común.  Hay que tener muy en cuenta que quienes participan no son profesionales. A veces parece que las misceláneas son como una televisión en la que el público es quien zapea para pasar de una a otra propuesta que no tiene nada que ver.

M1. - Nos gusta que las misceláneas sean gratuitas y que sigan generando público y participación. Incluso invitamos un día a los representantes de un piquete durante una huelga general para que amablemente reivindicaran en público los motivos por los que querían chafarnos la velada, al final no subió ninguno. 

alberto y javi miscelánea

L.-¡Vaya, qué lástima! Pero… al final ¿siempre sale todo bien?

M1.- Ten en cuanta que esto al final es como una especie de circo de monstruos, y que nos llevamos muy bien con los artistas soterrados y con la cultura subterránea y underground. Cuando ocurre algo durante el espectáculo, alguien que no sale o un espacio vacío, siempre alguno de nosotros sale al escenario y cuenta algo para que no se pierda el dinamismo. Pero no siempre se puede controlar todo lo que sucede.

M2.- No censuramos ni antes, ni mientras, ni después del espectáculo. No pedimos currículum para participar y no se ha montado como un evento literario con la seriedad que ello conlleva. Cada cual es responsable de su actuación. No entramos a valorar si está bien o mal. Es lógico encontrarte con gente inexperta. Un día llegó alguien a leer una poesía que se nos hizo eterna. En casos como este el siguiente participante tiene un poco la responsabilidad de dar más chispa al espectáculo y aportar ideas para agilizarlo. Afortunadamente en cada una de las misceláneas hay recursos suficientes. Hemos tenido risas, llantos, broncas, desnudos… Aunque los participantes son responsables de sus actuaciones, somos nosotros quien en última instancia nos hacemos responsables de las opiniones vertidas

.L.-¡Qué divertido! pero… ¿Esto es así siempre?

M1.- Hemos tenido a veces que programar hasta 16 participantes por lo que la miscelánea ha podido llegar a durar hasta cuatro horas. Pero eso sí, se pasan volando. Un amigo vino incluso a leernos su novela. Llegamos a escuchar unos seis capítulos. También, lo vemos como un hábito cultural, un momento para que la gente acuda y encuentre ese batiburrillo cuyo último fin es el entretenimiento. 

M2.- Muchas veces las críticas nos llegan por ese cariz humorístico e irónico que pretendemos impregnar al evento. Pero no siempre es así de gracioso. Hemos tenido propuestas muy serias, piezas de teatro muy solventes, monólogos dramáticos… aunque el objetivo primordial es el degenere de cada uno de los espectáculos. 

L.-No les podemos culpar por ello. El pasado año perdieron trágicamente a dos puntales de la miscelánea; Diego y Héctor. Supongo que se les echará de menos.

M1.- Muchísimo. Fue una gran pérdida Héctor fue..., es un histórico de la escena poética y literaria. Este era sin duda uno de los sitios en los que se sentía más cómodo y practicaba como nadie esa familiaridad que tanto nos gusta inculcar en nuestra parroquia miscelánica. Era un romántico, de los primeros colaboradores que tuvimos y de los que veías siempre observando y recogiendo cada una de las propuestas que se lanzaban desde el escenario.

alberto y javi miscelánea 2
alberto y javi miscelánea 2

M2.- Y Diego prendió la chispa de la miscelánea escénica. La miscelánea se enriqueció muchísimo gracias a su efervescencia creativa. Aprendimos muchísimo con el, siempre se le ocurría algo con lo que sorprendernos. La partida de ambos desestabilizó mucho los cimientos del espectáculo. Lo hemos superado, porque esto habrá ido a veces cuesta arriba y otras cuesta abajo, pero siempre ha ido sin freno.

L.- ¿Y cómo es el futuro de la miscelánea?

M1.- Prefiero no pensar en ello. Me encantaría que siguiera siendo una especie de romería y seguir cultivando con absoluta ilógica la familiaridad por encima del sectarismo que se le puede presuponer a este tipo de eventos.

M2.- Nos encantaría que fueran otras personas las que tomaran el relevo y lo siguieran haciendo con sus propias ideas. Que se convirtiera también en un laboratorio o en una plataforma para grupos amateurs y sobre todo seguir viendo como gente que ha participado, ya sea como público o como artista les pique el gusanillo de la literatura o de la escena y que esto haya servido para algo.

 

Como el encuentro con los misceláneos fue largo y tendido, - creo que todavía escucho sus voces -, les podemos resumir que seguimos hablando y departiendo de lo lindo sobre la cultura en canarias, políticas varias, subvenciones, artisteo en general y lo agradecidos que estaban al Café Siete y a todos aquellos que tienen un hueco para dejarles hacer lo que más les gusta y apostar por la miscelánea como forma de expresión. Y por supuesto el agradecimiento a todos aquellos participantes que se han involucrado en esta realidad, sin ellos todo esto sería imposible. 

Si necesitan saber más sobre ellos tienen en facebook al que pueden acudir para seguir sus pasos https://www.facebook.com/miscelaneak